“Tlaxiccaqui noxocoyouh Juantzin, ¿campa in timohuica?” [Escucha, hijito mío, mi pequeño Juanito, ¿adónde vas?].

Así empezó el diálogo entre la Virgen y Juan Diego, allá por el 9 de diciembre de 1531, apenas 10 años después de la conquista de México.

Dejando a un lado todas las investigaciones que se han hecho y se hacen para tratar de establecer su “historicidad” o “explicar” el fenómeno, lo que hay es una experiencia religiosa que abre a todos la fe en Jesucristo. Con espíritu de fe acuden mexicanos y no mexicano a su santuario para expresarle su afecto y sus pesadumbres. A ellos me uno en oración a la que es puerta del cielo para que vele por ese magnífico pueblo tan castigado por la violencia.

Mañana, día 12, celebraremos esta festividad. Muchas felicidades.

ORACIÓN A NUESTRA SEÑORA DE GUADALUPE
"Madre Santísima de Guadalupe. Madre de Jesús,
condúcenos hacia tu Divino Hijo por el camino del Evangelio,
para que nuestra vida sea el cumplimiento generoso
de la voluntad de Dios
Condúcenos a Jesús,
que se nos manifiesta y se nos da en la Palabra revelada
y en el Pan de la Eucaristía
Danos una fe firme,
una esperanza sobrenatural
una caridad ardiente
y una fidelidad viva
a nuestra vocación de bautizados.
ayúdanos a ser agradecidos a Dios,
exigentes con nosotros mismos y llenos de amor
para con nuestros hermanos.
Amén